Construido con Berta

    • 1
    • 2
    • 3
    • 4

      Gabriel Leaño

    • 5

      Gabriel Leaño

      Efigies

    • 6

      Gabriel Leaño

      Efigies

    • 7

      Gabriel Leaño

      Efigies

    • 8

      Alejandra Sarria

      Habitus e interaciones

    • 9

      Alejandra Sarria

      Habitus e interaciones

    • 10

      Alejandra  Sarria

      Habitus e iteraciones

    • 11

      Alejandra Sarria

      Habitus e interaciones

    • 12

      Alejandra Sarria

      Habitus e interaciones

    • 13

      Alejandra Sarria

      Habitus e interaciones

    • 14

      Alejandra Sarria

      Habitus e interaciones

    • 15

      María Paula Durán

      Serie Intimidades de una pared

    • 16

      María Paula Durán

      Serie Intimidades de una pared

    • 17

      María Paula Durán

      Serie Intimidades de una pared

    • 18

      María Paula Durán

      Serie Intimidades de una pared

    • 19

      María Paula Durán

      Serie Intimidades de una pared

     

     

    CUERPO / IDENTIDAD / TIEMPO

     

    Artistas:

    María Paula Durán – Gabriel Leaño – Alejandra Sarria

     

    Inauguración: Jueves 30 de enero, 7:00 p.m

    Cierre: Sábado 1 de marzo, 3:00 p.m

     

    Los tres proyectos convocados en esta muestra enfrentaron una misma pregunta, desarrollando estrategias y dispositivos completamente diferentes para responderla o para problematizarla. La pregunta que se formularon fue ¿Cómo se puede intuir, quizás, dejar ver, a través de registros fotográficos, de la complicidad de tiempos expandidos y del diálogo, las desesperadas estrategias que un sujeto realiza, performa, en miras de reconocerse en estructuras de sentido? A su vez, los tres interrogaron la manera como se puede expresar la identidad, su mutabilidad, su ser contingente, su ser inapresable ¿inexpresable? Lo que cada uno de ellos llevó a cabo fue un laboratorio lleno de incertidumbres, que permite entrever, desde luego, fragmentariamente, parte de los problemas que plantea la pregunta por la identidad.

    Alejandra Sarria realiza un proyecto que tiene en el centro de su operar la activación modificada de un tejido afectivo con un familiar a quien llamaré “A”. En el decurso de esa relación se produjo la construcción de un juego de miradas así como la articulación de un complejo diálogo a pesar de la existencia de desfallecimientos en las vías de comunicación, de silencios y de balbuceos. Este proceso arduo, fortalecido con el operar del tiempo, tuvo en la fotografía el eslabón de encuentro que alivió un poco las dificultades de comunicación. Los registros, llevados a cabo pacientemente a lo largo de meses, dieron visibilidad a gestos e iteraciones. “A”, el otro de este diálogo, permitió que fueran vistas las minúsculas, cuidadosas y múltiples acciones que escenifica diariamente y que constituyen su lucha por implementar formas de autoproducción de la identidad, maneras de auto representación desde la activación de rituales repetitivos que le dan sentido y lugar a su existencia.

    María Paula Durán lleva a cabo un proceso de aprendizaje, de adaptación y de asombros, en el curso del cual escucha el relato de la vida de Doña Bárbara. La historia de ésta, marcada por peripecias vitales bastante excepcionales, caracterizadas por el abandono, la pérdida y el desarraigo, tiene un viraje vital en el momento en el cual da inicio a la auto-construcción de su casa. Con la construcción de ésta, Doña Bárbara parece proceder a re significar su vida, a representarse a ella misma como sujeto, en un proceso que producirá un lazo profundo de identificación entre la casa y ella misma. Su casa, que está en estado continuo de transformación, posee espacios y lógicas del habitar que desafían las hegemónicas. Dicho de otro modo, los espacios y la arquitectura están marcados por modalidades contrahegemónicas de performar el género y el habitar. 

    Gabriel Leaño deseaba llevar a cabo una serie de retratos y lo que encontró fue su propia noción de este género(fotográfico, pictórico) cuestionada. En Occidente se ha entendido al cuerpo y al rostro como manifestaciones de la identidad de una persona, pareciendo como obvio que la identidad de un sujeto se expresara materialmente a través del rostro y del cuerpo. Así, el lugar común entenderá que, de alguna manera, la fotografía de retrato, por ejemplo, tiene como reto apresar esa "esencia" del sujeto, y será lo que se exija, por cierto, al retratista, no la mímesis de una apariencia, de una forma. Gabriel interrogará esa idea, literalmente entremetiéndose en zonas de penumbra que, atravesadas por el tiempo, hará perceptibles las identidades como imprecisas, no idénticas a sí mismas, variables e indefinibles.

     

    Ana María Lozano

    Curadora

     

     


    Inauguración: jueves 30 de enero, 2013
    7:00 p.m
    LA galería
    Calle 77 No.12-03


     

  1. http://revistadiners.com.co/artes/12961_abre-exposicion-que-renueva-el-concepto-de-retrato/

     

    Tres artistas jóvenes presentan en LA galería la exposición “Cuerpo / Identidad / Tiempo”, en la que cuestionan el retrato fotográfico tradicional para abordarlo desde otra perspectiva.

    Un hombre que no puede verbalizar lo que piensa, acostumbrado a que la vida sea una secuencia premeditada, como que cada uno de los ocho cigarrillos que fuma al día tenga un horario inquebrantable o que el hielo deba estar acomodado por tamaño para separar los que se va a comer y los que va a usar para el whisky que toma en la noche cuando nadie más lo ve. Esa es la historia a la que se enfrenta la artista visual y comunicadora Alejandra Sarria, de 26 años, en su muestra “Habitus e iteraciones” a través de varias secuencias fotográficas y una crónica sincera y dura sobre su padre.

    “Alejandro Sarria es mi padre (…) hace trece años se cayó en unas escaleras, se golpeó la cabeza y no sangró. El golpe le produjo un hematoma que afectó de por vida la parte del cerebro que opera el lenguaje”, dice en un fragmento del texto. En las imágenes se muestra que los objetos pueden ser usados a manera de retrato, de esencia sobre una persona, y cómo los hábitos son mecanismos de defensa y construyen identidad. “Una de las mejores impresiones que este trabajo ha generado es que el comportamiento de este personaje no es visto como una enfermedad sino como el ritual que conforma una vida”.

    La obra fotográfica de María Paula Durán (link: http://www.flickr.com/photos/mariapaduran) “Intimidades de una pared” reflexiona sobre cómo un espacio puede condensar la historia y la identidad de una persona, en este caso de su propia abuela. “Quise entender por qué ella vivía en Usme, en una casa que ha ido construyendo por sí misma, en condiciones tan diferentes a las mías”, comenta la artista visual de 23 años. A primera vista se trataba de una vivienda con espacios muy pequeños y oscuros, con objetos amontonados, con estéticas diferentes. Luego se dio cuenta de que aquello no reflejaba tanto las necesidades económicas como la creatividad para solucionar los retos del lugar, la alegría de ser dueña de las decisiones de su propia casa.

    Así se puede ver en los retratos una claraboya que deja entrar la luz en un espacio cerrado, un jardín acoplado en la lavandería y fragmentos del cuerpo que enfatizan sus manos ajadas y fuertes, ese trabajo arduo de tantos años y pérdidas. Según Durán, “entendí sus lógicas del espacio y que esa casa es todo lo que ella tiene física y simbólicamente”, un concepto que no quiso manejar a partir de la nostalgia sino de lo que se ha logrado construir.

    ¿Qué nos dice la imagen de una persona sobre su esencia? ¿Por qué asociamos la fotografía de retrato con un rostro y un cuerpo con rasgos definidos? Algunas de estas preguntas motivaron al artista visual Gabriel Leaño (Link: https://www.facebook.com/gabrielleanofotografia), de 24 años, a crear “Efigies”, en la que cuestiona el género del retrato y crea uno propio.

    Son fotografías de larga exposición, con luz artificial y en las que tanto el objetivo como el lente se mueven. El resultado deja la sensación de que es una pintura lo que se ve y no una toma digital. Se sabe que hay alguien allí, aunque no tiene rasgos identificables y es justamente eso lo que invita al espectador a inventar una historia a partir de los detalles que ve con un acercamiento y análisis propio de la obra. Fue el trabajo de un año de experimentación hasta que el artista llegó a lo que de verdad quería decir: “Un retrato no nos habla de ese sujeto, sino de nosotros mismos a partir de nuestra experiencia”.

     

    Por Juliana Muñoz - Febrero 11 de 2014

    http://revistadiners.com.co/artes/12961_abre-exposicion-que-renueva-el-concepto-de-retrato/


     


it's time to create
some sections